Las compañías Fintech se consolidan en el mercado financiero aún más a partir de esta pandemia,  a pesar del estallido de la crisis financiera del año 2008 se evidencia en los balances de las Pymes una alta dependencia y concentración de los préstamos bancarios adquiridos por cada una de las empresas, luego en el año 2013 la presión regulatoria y la lección aprendida tras la crisis provoca que la industria financiera reasigne de manera eficiente sus recursos, la consecuencia inmediata es una brutal contracción del mercado de crédito tradicional, lo cual provoca que a partir del año 2019 veamos nuevos servicios financieros utilizando tecnologías de forma intensiva y redefiniendo una nueva forma de entender los servicios bancarios, así fue como iniciaron su aparición las Fintech o empresas de servicios del sector financieros, utilizando las nuevas tecnologías para crear productos financieros innovadores, creando valor sobre los servicios financieros que actualmente presta la banca tradicional y que marcaría un objetivo primordial el cual es la reducción de costos en las operación de los servicios actuales, añadir valor a sus clientes y sobre todo permitir una mayor transparencia en la oferta financiera.

Una Fintech por su nombre, es una combinación de las palabras inglesas “finance” y “technology”, durante los últimos meses hemos visto un crecimiento acelerado de este ecosistema, podemos definir a una Fintech como un concepto de una empresa financiera tecnológica que aporta nuevas ideas y que reformula las nuevas tecnologías de la información, por el ejemplo: el uso de la tecnología Blockchain, está siendo considerada por la seguridad que esta ofrece en el registro de los movimientos, la descentralización y rapidez con la cual se pueden realizar las transacciones, así como la capa de programación utilizada en el registro de movimientos el cual es público y descentralizado, en donde se busca principalmente la seguridad de las transacciones. La utilización de aplicaciones móviles o incluso el bigdata y de la inteligencia artificial en base a los consumos y tendencias de compra e incluso de búsqueda de productos, es la nueva forma de entender y prestar servicios financieros, principalmente el de los servicios de pagos digitales.

Las Fintech juegan un papel fundamental en dicho crecimiento, solo en América Latina operan más 1,300 Fintechs de las cuales el 24% actúa en el sector de pagos. Derivado de la pandemia, la evolución del ecosistema de las Fintech en la región está creciendo a grandes pasos, generando no solamente un reto sino también un gran salto y oportunidades a la banca tradicional. Durante el año 2020 se ha identificado en el mapa por lo menos unas 21 empresas que podrían generar lazos estratégicos con los bancos del sistema y crear esos espacios donde el desarrollo de un nuevo ecosistema en términos de infraestructura tecnológica y métodos innovadores se encuentra en pleno despegue.

Estas entidades se han convertido en agentes de cambio e importantes aliados del ecosistema financiero, incluyendo la banca tradicional, comercios electrónicos e incluso los gobiernos. Por ejemplo, empresas como Affipay, Pagalo, mibolsillo, tpago, han tenido un gran crecimiento derivado de la pandemia y han logrado capturar la atención de sus clientes, por medio de la incursión de los diferentes portales de comercio electrónico a los cuales prestan su servicio de cobro. Las interfaces cada vez no solamente se vuelven más seguras con los diferentes algoritmos utilizados, sino también requieren el cumplimiento de estándares que el mercado de seguridad tecnológica y entes reguladores solicita constantemente, lo cual hace que los riegos informáticos se reduzcan, aunque siempre existirá una brecha de inseguridad. 

Hoy en día se está convirtiendo en una alternativa para la gestión financiera de las empresas y la respuesta que el sector de la Fintech ha dado a esta demanda concentra principalmente una nueva forma de financiación alterna, abarcando a las entidades que proporcionan préstamos sin necesidad de garantía, previa evaluación del prestatario, así como las entidades de Crowdlending y Crowfounding. Así como los servicios transaccionales el cual incluye las entidades que cuentan con operaciones en común para evitar costos de la intermediación bancaria, pagos por coberturas o gestores de pagos.

Los sectores o áreas sobre los cuales actúan las Fintech son: pagos y transferencias, mercado de divisas, banca móvil, Big data y modelos predictivos, Crowdfunding, criptomonedas y monedas alternativas, trading, entre otros. Esto ha provocado que el sector financiero mundial tome una nueva estrategia y adopte claramente una nueva posición en esta transformación de dicho sector.  Dentro de las expectativas sobre este creciente mercado están los startups, las más prometedoras del mundo según los inversores más activos en los últimos meses. A nivel internacional las más relevantes Fintech están: AvantCredit, Betterment, CommonBond, Etoro, Ant Financial, que también están viendo a Latinoamérica esa posible expansión de sus operaciones.

Un dato interesante que cabe resaltar es el perfil de empresario que está detrás de estas empresas, según un estudio realizado indica que el 93% de las empresas de la industria financiera moderna fueron puestas en marcha por grupos de emprendedores, mientras que el 7% la creó a partir de una compañía ya en el mercado. Cabe resaltar que solo en Europa antes de la pandemia de recaudaron más de 190 millones de Euros de financiación.  

Al ver nuestra región y considerar el gran potencial que tiene este mercado en la región y lejos de competir con la banca tradicional, considero oportuno se establezcan alianzas, las cuales permitan no solamente inyectar capital a las empresas Fintech sino también aprovechar la actual infraestructura y empoderarlas como un aliado estratégico en la nueva ruta de compra de los consumidores, los cuales cada día y si no fuera por la pandemia y el gran laboratorio de prueba realizado a nivel mundial del Teletrabajo, vemos un gran crecimiento de los consumidores, los cuales han alcanzado un alto porcentaje por las compras en línea y por la demanda existente en cuanto a ofrecer en un comercio electrónico sus productos o servicios, vender y ofrecer las diferentes formas de pago para el consumidor.

La transformación digital e innovación en el sistema financiero es inminente, los reguladores como entes de supervisión del sistema financiero del país se encuentran identificando todos estos nuevos modelos de las Fintech, para lo cual han creado la SIB Innovation HUB, encargada de velar que los mecanismos técnicos y legales faciliten una adecuada implementación mitigando los riesgos para el sistema financiero supervisado.

Los operadores de telecomunicación tienen ya en su agenda la incorporación y uso del smartphone, que dejo de ser un simple dispositivo de comunicación de voz, a una poderosa herramienta y computadora de mano, la cual facilita esta nueva transformación, apoyada hoy en día en un negocio que dejo de ser la venta de tiempo al aire en venta de datos. Solamente en Guatemala se tiene registrado 1.2 teléfonos por persona, es decir que, de los 17 millones de habitantes, existen 20.5 millones de teléfonos, lo cual hace que la incorporación de servicios digitales financieros sea una buena forma para la transformación cultural de la población.

En Grant Thornton nos especializamos en poder asistir todos los procesos innovadores de cambios que requiere la transformación digital en la cultura de una organización.

 

Escrito por Ruben Castillo - Director de tecnología e Innovación

Descarga el artículo completo